ESPACIOS LÚDICOS Y RECREATIVOS


La práctica del jugar es vista en nuestro Centro Educativo como una actividad fundamental, necesaria y propia del ser humano. Todas ellas aportan a su crecimiento, su desarrollo y a sus modos de establecer vínculos con los que lo rodean. Por ello cobra una dimensión como actividad primordial y de fundamental importancia en la infancia.


Las actividades lúdicas se plantean como condición para la socialización, a través de su práctica el niño incorpora normas, valores y costumbres, propios del contexto en el que se desarrolla. Jugar genera sentido, promueve la pertenencia y el desarrollo de la identidad, tanto individual como colectiva. Al jugar, los niños se comprometen, toma una posición activa, imaginan, inventan, crean, conocen y actúan explorando con todos sus sentidos.


Jugando, los niños se pueden acercar a lo desconocido sin temor y se convierten en protagonistas de su propio aprendizaje.